Los nuevos desafíos tecnológicos del Poder Judicial

La imagen de abogados con decenas de carpetas con escritos empezará a disminuir. El sábado entró en vigencia la Ley 20.886, conocida como Ley de Tramitación Electrónica o LTE, que secuencialmente terminará con la materialidad de los procesos, pero también entregará mayor eficiencia a la justicia en nuestro país.

Como parte del proceso de modernización y eficiencia de la justicia, empezó a regir en trece jurisdicciones del país, donde todas las causas y escritos serán recibidos de manera digital. ‘De esta forma, el ingreso de demandas y escritos se hará por vía electrónica, a través de la Oficina Judicial Virtual, la que se encontrará alojada en el portal web del Poder Judicial (www.pjud.cl). Tanto los abogados, habilitados en derecho, y el público en general, podrán entrar utilizando una clave única’, cuenta Lamberto Cisternas, vocero (s) y ministro de la Corte Suprema.

Independiente de la entrada en vigencia de la nueva legislación, la industria tecnológica ha venido trabajando durante tiempo la forma en que se implementará este cambio. El tema fue planteado por primera vez a principios de 2014, cuando Sergio Muñoz presidía la Corte Suprema.

‘Hay temas que son catalizadores para el avance en ciertas materias. Es decir, esto es tan importante como tener una boleta, factura o historial clínico que funcione de forma electrónica. El no andar con papeles de juzgado a juzgado contribuye a un mejor sistema de gestión de los expedientes’, señala Jaime Soto, secretario general de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de información (ACTI).

Además, la LTE sienta un precedente importante a nivel regional, pues Chile es el primer país en implementar una normativa como ésta.

‘Estamos siendo pioneros en la implementación de estos procesos. Con el paso del tiempo, el ecosistema del Poder Judicial va a ser visto y homologado por otros países’, dice Soto.

La segunda etapa se implementará a partir del 18 de diciembre y contempla las jurisdicciones de las Cortes de Apelaciones de Valparaíso, Santiago, San Miguel y Concepción.

Otro tema fundamental, que también es un desafío tecnológico, dice relación con la trazabilidad de las causas que se encuentran en los tribunales, evitando el extravío, daño o eventual pérdida del expediente.

Además, el sistema permitirá que cualquier persona pueda ingresar a conocer el estado de sus causas, desde cualquier computador y lugar del mundo (salvo en aquellas causas que sean reservadas), lo que significa también varios resguardos en seguridad informática.

Para poder acceder al portal, sólo se requiere de la clave única que es entregada en el Registro Civil. Además, ésta servirá como firma electrónica simple para las presentaciones que se realicen en la Oficina Judicial Virtual. Por esta razón, el sistema busca entregar a los ciudadanos de una identidad electrónica para la realización de trámites en línea, eliminando así la necesidad de realizar múltiples registros para cada servicio del Estado.

Sin embargo, tal como establece Cisterna, ‘no se puede asegurar que con esto los tiempos de tramitación de las causas vayan a disminuir, ya que sus plazos se encuentran fijados por ley, de tal manera que esos tiempos no se pueden obviar por la tramitación electrónica’, dice Cisternas.
Recuadro :La digitalización del Poder Judicial se alinea con su estrategia de sustentabilidad, donde uno de sus objetivos principales es reducir el uso del papel.

Las primeras regiones serán: Arica, Iquique, Antofagasta, Copiapó, La Serena, Rancagua, Talca, Chillán, Temuco, Valdivia, Puerto Montt, Coyhaique y Punta Arenas.La Ley 20.886 que entró en vigencia el sábado, busca que todas las cortes del país se digitalicen, dejando atrás los procesos donde primaba el papel.