La revolución de los medios de pago electrónicos

El crecimiento que ha registrado la utilización de dispositivos móviles y el mejor acceso a internet han contribuido a desplazar el uso de dinero en efectivo. Todo ello ha generado nuevos hábitos entre los consumidores, quienes privilegian cada vez más la comodidad y la inmediatez en sus transacciones.

Los medios de pago electrónicos han experimentado un significativo desarrollo en los últimos años con el objetivo de hacer más seguras, rápidas, eficientes y confiables las operaciones comerciales. Sin duda, un relevante avance que ha revolucionado múltiples esferas de la vida cotidiana de las personas para contribuir a hacer más fácil la adquisición de productos y servicios. El secretario general de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de la Información (ACTI), Jaime Soto, puntualiza que tanto el crecimiento que ha registrado el uso de dispositivos móviles como la disponibilidad inmediata a internet han contribuido a desplazar el empleo de dinero en efectivo. Todo ello, según añade, ha generado nuevos hábitos entre los consumidores, quienes privilegian cada vez más la comodidad y la inmediatez en las diversas transacciones que realizan a diario.

A juicio del experto, las ventajas que ofrecen estas innovaciones son múltiples: el usuario tiene un mayor control sobre las operaciones y los gastos, puede hacer compras a través de la red, disfruta de una considerable disminución en materia de costos de transacción y accede a mejores productos y servicios financieros, además de ganar más seguridad gracias a que prescinde del dinero en efectivo.

“La penetración de estos sistemas en Chile sobrepasa el 20% en cuanto al total de medios de pago utilizados, lo que posiciona al país dentro de los tres mercados más relevantes de Latinoamérica tras Brasil y México. Además, se ubica por sobre el promedio de la región que alcanza el 13%”, detalla Soto. Una visión que comparte el director del Comité de Comercio Electrónico de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), George Lever, quien sostiene que se observa un fuerte crecimiento de medios de pago electrónicos, entre los que destacan la utilización de las tarjetas de débito y las transferencias por internet. A su vez, revela que las transacciones con tarjetas no bancarias siguen ganado fuerza, mientras que el empleo de efectivo y especialmente el de cheques continúa en declinación.

Bajas comisiones

El directivo de la ACTI explica que dentro del mercado chileno se puede observar aspectos positivos que han facilitado la expansión de estas modalidades de pago, tales como el buen funcionamiento de los sistemas informáticos, la disponibilidad de conexión a internet donde se esté, el uso de teléfonos móviles como instrumento de compra, los altos estándares de seguridad que ofrece la industria a los usuarios y las bajas comisiones que se registran producto de su empleo, en comparación con Estados Unidos y otros 15 países europeos. El profesional hace hincapié en el último punto señalado, puesto que recalca que los precios cobrados en dicha materia al comercio son mayores en ambos ejemplos. Todo ello ha dado paso a la implementación de diversas plataformas que permiten la realización de pagos electrónicos de forma segura y eficaz. Aparte de WebPay o PagoMaster, Jaime Soto indica que hoy están disponibles PayPal, Passport, MoneyBookers Chile y PayBox.

“Estos sistemas evolucionan de manera constante, ya sea por el propio avance que registran o por las nuevas aplicaciones y plataformas creadas para su fin. México, por ejemplo, está incorporando nuevas tendencias sobre este tema. Con la aparición de los wallet, combinados con innovaciones como Near Fiel Communication (NFC), se articulará la relación medios de pago físico y virtual. Por otro lado, tecnologías como big data y cloud tendrán una importante influencia”, proyecta el especialista de ACTI.