La influencia de las TIC en la educación

No cabe duda de que las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) han revolucionado y evolucionado explosivamente en los últimos años, producto de su capacidad de interconexión a través de las redes y del acceso a Internet. Este componente fundamental ha significado progreso en los métodos de enseñanza y aprendizaje.

Al igual que todos los avances que produce el integrar la tecnología a procesos, el sistema educativo no puede mantenerse al margen de los cambios, ya que este debe atender a la formación de una generación de estudiantes integrados a las TIC, haciendo que estas favorezcan los aprendizajes, faciliten los medios que sustenten el desarrollo de conocimientos y estimulen las competencias para la inserción social y profesional a futuro.

Las TIC han sido integradas al proceso educativo de miles de estudiantes desde hace ya un tiempo y, a pesar de que aún no existen estudios concretos acerca del efecto que estas producen en la formación del alumnado, sí existen transformaciones referidas a su integración en resultados académicos. Se ha observado que las Tecnologías de la Información y la Comunicación promueven la colaboración entre pares, además de mejorar el interés y motivación por la búsqueda y estimulación del razonamiento, resolución de problemas, capacidad de aprender y la creatividad.

Sin embargo, donde las tecnologías encajan en perfecta armonía y le dan sentido a la enseñanza, es cuando estas entregan apoyo al aprendizaje. Según la UNESCO, las TICs contribuyen al acceso universal a la educación, la igualdad en la instrucción, el ejercicio de la enseñanza y el aprendizaje de calidad. Por consecuencia, los alumnos desarrollan la capacidad de entendimiento, de la lógica, favoreciendo así el proceso educativo.

En definitiva, la incorporación de las TICs en la educación tiene como objetivo ser un medio de comunicación, un canal de intercambio de experiencias y conocimientos, un instrumento para procesar información, fuente de recursos y desarrollo cognitivo.

La adaptación del plano educativo a este nuevo potencial sistema supone un desafío sin precedentes que va desde la preocupación de entidades gubernamentales que estimulen este tipo de metodologías, hasta autoridades educativas, docentes y alumnos. En este contexto, cada uno de los actores debe internalizar que la “Era del Internet” exige cambios en el mundo educativo y que los profesionales de la educación tienen diversas razones para aprovechar las facilidades y posibilidades que proporcionan las TIC para impulsar un cambio en este nuevo paradigma educativo. Las tecnologías conforman parte de un medio como jamás haya existido, el cual ofrece un acceso inmediato a la información donde, cada uno de los participantes de este ecosistema, construye y enriquece su conocimiento a partir de las herramientas que otorga el uso de las TIC.