La importancia de incorporar TI en las instituciones gubernamentales

Atrás quedaron esos engorrosos trámites en que era necesario el papel. Tras la entrada en vigencia el pasado 18 de junio de la Ley de Tramitación Electrónica, todos los procesos legales deberán utilizar, de manera obligatoria, herramientas tecnológicas para los diversos procedimientos civiles, ingreso de demandas, escritos y otras resoluciones.

Esta ley, sin duda, facilita el acceso a una tramitación considerablemente más moderna, eficaz y segura, puesto que permite que cada uno de los documentos e instrumentos públicos sean protegidos mediante un sistema encriptado, evitando problemas como extravío o pérdida de documentación legal.

Por ello, si consideramos los cambios y en particular, los beneficios que la implementación electrónica entrega al país, centrándose en procesos administrativos más rápidos, eficientes y sencillos, con alta reducción de errores en el proceso de generación, captura, entrega y almacenamiento, entre otros; vemos que en su conjunto crean instituciones más productivas y a su vez más eficaces.

Se trata de beneficios que resultan de la incorporación de tecnología en los diversos procesos de la vida. Por ello, cuando sumamos al carro digital la documentación y trámites que ya debe realizar todo el segmento empresarial, vemos automáticamente una serie de mejoras a nivel interno y también nacional.

Frente a esto, es muy importante que tomemos el camino hacia la digitalización y un buen punto de partida para ello, es que nuestra administración incorpore sus beneficios y su urgencia dentro de sus lineamientos y planificación. No contar con medidas efectivas en el tema y políticas públicas que potencien e incentiven el aspecto digital, sólo nos causará un estancamiento y mayor imposibilidad de superar desafíos propios de nuestra sociedad.

Sin duda es algo que debe realizarse puesto que este camino es el que nos permitirá convertirnos en una sociedad que incorpora la tecnología en todas sus esferas, ya sea en el área económica, la modernización del Estado, la transformación digital de la empresa, la conectividad regional y humana, el gobierno digital y el capital humano, para que puedan desarrollarse y funcionar de manera mucho más fructífera, creando oportunidades y beneficios para todos.

Por Jaime Soto, Secretario General ACTI