Digitalizando Chile

Es indudable el impacto que ha generado la integración del Internet a nuestras vidas la cual ha cambiado, de forma radical, la manera en cómo nos comunicamos e informamos, de la adquisición de servicios y la digitalización de procesos tales como trámites, documentación, entre otros. Sobre este último punto, Chile no puede mantenerse al margen.

Estudios realizados por Cepal concluyen que hay una correlación entre el aspecto de desarrollo de las economías digitales de los países con el nivel de ingreso per cápita. De hecho, no fue hace más de 2 meses cuando un grupo de especialistas en economía, presentaron una propuesta de medidas para la Agenda Digital en miras del 2020, la cual tiene, dentro de sus propósitos, generar una mayor eficiencia en materia electrónica.

La digitalización nos permite simplificar procesos que mejoran la calidad de vida de todos, y que van desde la reducción de procesos burocráticos, a tener la posibilidad de contar con documentos e información de forma inmediata en todo momento y lugar, acelerando actividades hasta disminución de gastos. Sobre esto, es importante que no solo los ministerios o instituciones gubernamentales den un paso digital, sino que empresas, organizaciones, servicios de salud y educación, también se sumen, con el propósito de aportar al crecimiento y progreso del país.

Teniendo en cuenta las conclusiones de la Cepal, es importante que se construyan rutas que lleven al Estado a digitalizarse y que sea un cambio en 180° que implique a todos los actores de la sociedad. Este cambio también supone que existan estrategias de transformación digital para así asegurar su supervivencia y que su desarrollo no muera en el intento.

Es una tarea urgente avanzar hacia un Chile tecnológico ya que ésta es la forma de lograr un desarrollo más expedito. Es muy importante que tomemos el camino hacia la digitalización y un buen punto de partida para ello, es que nuestra administración incorpore sus beneficios y su urgencia dentro de sus lineamientos y planificación. No contar con medidas efectivas en el tema y políticas públicas que potencien e incentiven el aspecto digital, sólo nos causará un estancamiento y mayor imposibilidad de superar desafíos propios de nuestra sociedad.

Sin duda es algo que debe realizarse puesto que este camino es el que nos permitirá convertirnos en una sociedad que incorpora la tecnología en todas sus esferas, ya sea en el área económica, la modernización del Estado, la transformación digital de la empresa, la conectividad regional y humana, el gobierno digital y el capital humano, para que puedan desarrollarse y funcionar de manera mucho más fructífera, creando oportunidades y beneficios para todos.