Datos personales

Señor Director: Nuestro país necesita urgentemente comprender los efectos de la digitalización. Pese al enfriamiento general de la economía tradicional, la economía digital muestra mejores signos de salud en Chile y representa una esperanza cierta de crecimiento y progreso social. Así lo entendió la ex subsecretaria de Economía, quien invitó a la sociedad civil organizada a participar del empuje hacia un modelo de desarrollo sostenible, basado en las redes y servicios de información.

Esta invitación generó la constitución del Consejo de la Sociedad Civil de Protección de Datos Personales. Muchas organizaciones de la sociedad civil, entre otras ACTI, nos sumamos a este desafío en la esperanza de que ésta fuera una instancia de diálogo y reflexión, que pronto rindiera sus frutos. Así pareció ser en el primer año de existencia de este consejo. Se analizaron los modelos legales de derecho comparado y se arribó a propuestas concretas para actualizar nuestra legislación. Sería bueno poder dar la continuidad necesaria a esos acuerdos y que se envíe al Parlamento un proyecto de ley que permita discutir y acordar una legislación que se adecue a los estándares internacionales en esta materia.

No basta un cambio cosmético sólo por cumplir con la OCDE: se requiere una institucionalidad autónoma, profesional y dotada de las facultades que permitan asegurar el cumplimiento de la normativa, un registro nacional de bases de datos, derechos y deberes de los sujetos que participan del tratamiento de datos personales y un modelo de cumplimiento efectivo de la normativa. La industria está consciente de la necesidad de contar con un régimen infraccional. Sin embargo, siguiendo las tendencias internacionales, sería bueno que se reconozcan efectos jurídicos a la autorregulación, en la medida en que la autoridad de control pueda revisar y dar suvisto bueno a códigos de conducta que, además de ajustarse a la legislación, consideren mecanismos eficaces de cumplimiento de los compromisos adquiridos en dichos códigos de conducta.Jaime Soto, Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de la Información (ACTI)